miércoles, 10 de enero de 2007

La voluntad de estar solo

Estar solo es visto como algo antisocial. Me refiero a la voluntad de estar solo, de no querer relacionarse. El ser humano es en esencia un ser social. Es por ello, por la incomprensión de esa voluntad de soledad, que convierte al individuo que disfruta de ella en un ser extraño. Causa primero sorpresa, e incluso rechazo. No se comprende porque se ignora. Pocos son los que saben del placer de sentirse en íntimo contacto consigo mismo y la nada. Escuchar los propios latidos del corazón y el fluir de la sangre. Emprender viajes hacia el interior que te catapultan lejos, haciéndote perder la noción del espacio y del tiempo. Conocerse para huirse. Desaparece la realidad, que suele ser la causante de todos los problemas. Esa realidad que la gente en su mayoría evade en sociedad, algunos la evaden en soledad.

La voluntad de estar solo es vista como algo más antisocial que, por ejemplo, organizar una pelea en un bar.

4 comentarios:

Gregorio Luri dijo...

Yo voy haciéndome progresivamente mas (gozosamente) solitario. Pero cuando me recluyo en mi claustro me gusta saber que hay un par de bares cerca. No podría ser un eremita,

arrebatos dijo...

Sin duda existe un momento para cada cosa. Es como una balanza, aunque todavía no he dado con su equilibrio. Algunas veces pesan más los bares, otras la soledad.

Rain dijo...

Sin duda cuando se tiene hijos, todo es reconsiderable. Mas, siempre la soledad es deseable y los bares también...

Matias dijo...

Medio tarde comento, pero en realidad despues de estar mucho tiempo solo, nada mas que dandole a mi cabeza.... necesito sociedad. y si son amigos mejor. Ojo! tiene muchas ventajas las soledad para pensar y toda la bola, pero en exceso no se si a mi me hace bien.