martes, 25 de abril de 2006

Arrebatos foráneos: Iván Ferreiro (Los Piratas)

Como una ventana que al cerrar
no ilumina el punto que ha dejado entre tinieblas
Una sombra entre las piedras
así se ha quedado sin razón
nadie le ha explicado que no existe explicación
y tiene tantas dudas
Y cómo le podría yo explicar
que la pena dura tanto
como quieras tú seguir llorando
y aunque tú revises tu interior
siempre queda algo que
te dice que esto es para largo

Aunque no lo tengas claro y quieras escapar
mi coco me dice que hoy
mi vida entera pasará
ante mis ojos
y pediré perdón
Con la razón estudiaría
un libro abierto es hoy
mi corazón
Mi alma entera te daría
si hoy tuviera garantías
de que soy yo
a quien tú esperas

Como una mentira se perdió
no esperó a que se callaran
los rumores que decían que él
no iba a volver
No se olvidó
ni tampoco repitió
sus errores se perdieron
como el amor
Y aunque nunca tuvo claro
si había sido bueno o malo
Cómo iba a recuperar
El tiempo que se va
nunca volverá
aunque tú te empeñes

Aunque no lo tengas claro y quieras escapar.



Mi Coco
Iván Ferreiro (Los Piratas)

6 comentarios:

MaleNa dijo...

Nunca volverà ..por eso hay que vivir instante por instante.

Abrazo

Chusky or Gus dijo...

Hoy salgo de un círculo, alimentado por todas aquellas influencias que en mi ya no causan nada, porque después de tanto tiempo, por fin, puedo decir que las conozco, y por más enmascaradas que vuelvan, son siempre las mismas, y como consecuencia, me producirán siempre lo mismo.

Así de predecible es el futuro inmediato, así de fácil evitar una tragedia, así de difícil me ha parecido evitarla, y ahora tan difícil el camino para escapar de ella, pero escaparé, no quiero seguir encerrado.

Que decepcionante ver que todo se ha agotado, que el esfuerzo por la vida no es más que una ilusión óptica, un sueño, mi sueño, y como todos los sueños, me ha tocado despertar, para vivir, para crear un nuevo círculo y tener otra vez las ganas de soñar.

Cuánto dolor, ¿como no me di cuenta?, no son las vendas en los ojos las que no te dejan ver, son los sueños, son las ganas de creer que solo las cosas pueden ser de una manera, mi manera.

Mi corazón es un conjunto de recuerdos que se basaron en sensaciones, que, aunque producidas en momentos diferentes, forman un único elemento dentro de mi, recuerdo cuando estaba vacío, sin embargo, no consigo entender como se fue llenando, así sin más, aunque no haya querido permitirlo.

Y ahora voy a una guerra, como soldado, conozco al enemigo, como piensa, como se mueve, como se alimenta, y por ese motivo, voy a derrotarlo. Esta vez sí, lo haré, lo destruiré, para siempre, y entonces lo único que quedará de el, el recuerdo de que una vez estuvimos enfrentados. Recordaremos la batalla pero nunca contaremos como fue la guerra, nunca más volveré a hablar del enemigo.

No me influyas, eso me digo, es una orden, acéptala, te lo ordeno, ahora mando yo, ahora soy yo el que te alimenta, ahora decido yo de que te alimentas, y no me confundas, no lo hagas, te lo ordeno, no te lo permito, vive con lo que tienes ahora, el hoy, ¿te lo vuelvo a repetir?

¿Y el miedo? Que pase a ser un recuerdo de algo extraño que no me dejaba ver, tan lejano, que no podré reproducirlo ni utilizando mi imaginación.

Muerte a la imaginación, porque las cosas todos las queréis predecibles, cómodas, sin esfuerzo, no estáis preparados para lo inesperado, y yo, me he cansado de regalarla, que forma tan estúpida de dejar pasar el tiempo.

Proyecto mi ser, real, y recibo el de muchos, que no es más que un fantasma, porque queréis que yo vea lo que vosotros anheláis o lo que nunca conseguiréis, falsedad, la que desprendéis, la que no conocía, la que ha hecho de mi un soldado que creyendo en la victoria ha querido ayudaros a ganar una guerra, pero no, cobardes, por no querer luchar.

Al tomar decisiones me puedo equivocar, que fácil es criticar a los demás y por miedo no haber tomado nunca una decisión, pero claro, de esta forma tú no te puedes equivocar. No me hagas ver lo que sabes que no eres, solo por intentar convencerte a ti mismo.

La guerra acaba de empezar, lucharé y el día que no pueda levantarme tal vez pensaré que he perdido.

virenpuertoa dijo...

Ninguna dulksura nio discursoso sobre la fugacidad d ela vida y su trascendencia

y guerra, sí, y enemeigo sí, y enemigo no.


Y desilusión y aventura sí.
Sí.

Aborrecer la vida, jamás.

Chusky or Gus dijo...

Chusky dice que te aprendas esta otra:

QUIERO HACERTE GRITAR

Quiero notar tu peso sobre mí,
quiero sudar pegado a ti.
Quiero tirarte del pelo hacia mi cara,
quiero mandar aunque sea por detrás.

Quiero saber cómo hacer que estés mojada,
quiero saber cómo sabes empapada.
Quiero poner tu piel mirando al cielo,
quiero moverte sentada sobre mí.

Quiero hacerte gritar,
gritar y respirar,
gritar hasta que acabe.

Quiero hacerte gritar,
gritar y respirar,
gritar hasta que acabe.

Quiero ponerte mirando mis rodillas,
quiero tocarte las plantas de los pies.
No quiero notar que pasa el tiempo,
quiero que pongas tu cabeza entre mis piernas,
tu cabeza entre mis piernas.

Quiero hacerte gritar,
gritar y respirar,
gritar hasta que acabe.

Tormentas de Maíz dijo...

bah, tonterías, lo único que deberíamos hacer es subordinar al sexo femenino

arrebatos dijo...

tormentas de maíz:
¿tienes algún problema sexual?