miércoles, 12 de abril de 2006

Guardar las formas

No acontece todos los días el privilegio de compartir una tarde de sofá y risas con los amigos. Pero todavía es menos frecuente que ese sofá esté en medio de la calle. Debo ser un privilegiado.

Obsérvese no obstante la impagable instantánea. Mientras que Chusky y Arrebatos reposan talmente hubieran sido arrojados desde un quinto piso, cayendo sobre el mullido sofá de forma desmadejada, Malaltdeneu nos obsequia con sus exquisitas maneras y nos sonríe con aspecto digno y sosegado, como si estuviese esperando a que un diligente mayordomo le ofrezca humildemente el té de las cinco.

Un sofá en la calle


Y es que no hay como ser de buena cuna.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Estais para una foto.

La Bailarina

El Piscuis dijo...

que excelente foto!!!

MaleNa dijo...

Parece que la pasan "de puta madre" dirìa Sabina.
Un abrazo y sigan disfrutando la bella vida.

Beso

Anónimo dijo...

Pues os puedo asegurar que el té no llegó, era ya demasiado tarde. Lo que si que puedo asegurar que estos pequeños momentos son los que hacen que la vida sea más agradable y llevadera. Que gran tesoro son los amigos !
Ahora sólo me queda no perder la compostura como ya hice en muchas veces anteriores y seguir disfrutando de los pequeños momentos de la vida.
Desde las buenas cunas, con afecto,

Malaltdeneu, o David para los que me conocen mejor...

Chusky or Gus dijo...

Chusky: para otra vez podríamos subir el contenedor a casa de arrebatos!

Norilsk dijo...

El contenedor o en su defecto bajar todo y ponerlo al lado del sofa.... por espacio no va a ser!

Nanny Lidia dijo...

Me hace sonreir el mirar la foto , gracias es muy buena idea jejej.
besos

Anónimo dijo...

En primer lugar agradeceros vuestra generosidad al querer compartir esta imagen. Sin duda, muchas cosas quedan reflejadas en ella. Todos somos diferentes y a la vez estamos capacitados para respetar estas diferencias. Tres personas diferentes en un mismo lugar! Cada persona debe ocuparse de sí mismo... de hacerse... íntegra. Tenemos lecciones que aprender... cada uno de nosotros. Deben ser aprendidas una a una... en orden. Sólo entonces podemos saber qué necesita la persona de al lado, qué le falta o que nos falta a nosotros para ser íntegros.Tres personas dispuestas a seguir caminos diferentes pero con un mismo objetivo: La Felicidad.