martes, 26 de septiembre de 2006

Olvido

La verdad, todo esto me resulta muy embarazoso. No sé cómo ha podido ocurrir una cosa así. Qué digo cómo ha podido ocurrir, no. Lo correcto es cómo ha podido ocurrirme. Porque si existe un culpable ese, sin duda, soy yo.

De antemano sé que excusarme –escudarme- en mi mala memoria es muy fácil. Pero ¡cojoño*! Es cierto. Ni siquiera pensé en ello. No me estoy refiriendo a un simple olvido, no. Es que no pensé en ello. En mi propio descargo puedo esgrimir que es la primera vez –y la última, espero- que me ocurre esto. Ciertamente es así, pues jamás me había pasado por alto. Pese a que suele aparecer con sigilo, sin apenas dejar percibir su presencia en el ambiente. A pesar de su tendencia a hacerse notorio más avanzada la estación, nunca hasta ahora había olvidado la entrada del otoño.

Llegó este viernes pasado, lo supe ayer. Quizás fue la resaca o, tal vez, que debo estar envejeciendo a pasos agigantados…




*Cojoño: (de cojones y coño) Interjección políticamente correcta para expresar diversos estados de ánimo, especialmente extrañeza o enfado.

4 comentarios:

Jules Uijttewaal dijo...

Es comprensible tu olvido. Antes en otoño las hojas caían. Ahora arden.

Saludos

Rain dijo...

Eh, como que tienes delirios con la santa vejez. Niet, una especie de remordimiento te consume...

:)

el otoño europeo es hermoso

oye, no me vengan con que las hojas están ardiendo
¿dónde estamos? ni digan, aunque suena a imagen linda, niet.

Ah, lo de blogueratura, te decía porque no veo el botón identificatorio...

bien, chao, desde la tarde que parece de otoño, cuando ya llegó la primavera. No es para asombrarse...

Chusky or Gus dijo...

Teoría de la preocupación: dependencia

Sabes? A veces la personas tienen miedo de decir las cosas tal vez porque saben lo que pueden escuchar y si no es de su agrado entonces prefieren dar vueltas al problema para evitar la respuesta, que tontería verdad, que forma de complicarse! Seguro que si pudiéramos ver a dos niños pequeños haciendo esto hasta nos reiríamos de la situación.

Me pregunto quien sería el primero que haría esto, porque está claro que todos pasamos por esto, a ver, pensemos,

claro como no, el de siempre, Adam y la teoría de la manzana...

a ver vamos a recordar el tema, la cosa estaba en que corrían felices sin hacer nada en todo el día y todo ello por una especie de jardín donde la hierva se mantenía en el mismo estado que la de un campo de golf actual, supongo que todo era happy guai y pasaban el día saltando por aquí y por allá de la misma forma que Heidi en los dibujos corría montaña abajo sin caerse ni tropezarse con ninguna piedra, porque no había piedras, ni zarzas, ni tan siquiera una rama, ¿alguien alguna vez ha visto algo en aquella montaña que no fueran ovejas o un perro?.........

hasta que...........

Pues eso, mordió la manzana, y salió aquello de te ganarás el pan con el sudor de tu frente y todo eso, vamos que se supone que fue el inicio del INEM, la cola del paro, las empresas que ofrecían empleo, etc, etc y etc......

Y digo yo que una vez fuera, en algún momento Adam intentaría decirle a Eva aquello de “cariño entendimos el paraíso de forma diferente”, y tal vez lo hizo o tal vez no, aunque si de algo estoy convencido es, de que el que fuera que lo dijera, el otro respondió “ya lo sabía”, tal vez porque a veces transmitimos sensaciones sin hablar.

Y seguro que un día Adam y Eva se separaron, seguro que sí, y cada uno empezó una vida diferente, y aunque no existían los teléfonos móviles, estoy convencido que Adam o Eva, de tanto en tanto no dejaron de subirse a una montaña para hacer fuego coger y formar unas letras de humo simplemente deseando “espero que estés bien”, este método fue luego evolucionado por los vascos, cuyo potente voz les permitía hacer lo mismo sin humo, para el resto del mundo inventaron los teléfonos móviles y ahora el msn, tal vez en breve tengamos telepatía, nunca se sabe.

o_0 dijo...

que exagerado eres, un post asi hacen solo los boboblogs