martes, 22 de noviembre de 2005

El tamaño importa

distintos tamaños...

Hace unos cuantos años, en EEUU –estas cosas siempre pasan ahí-, una empresa de productos clínicos e infantiles fabricados con látex decidió lanzar al mercado una nueva línea de preservativos. El departamento de marketing (mercadotecnia en español castizo) al completo, tras numerosos e imaginativos brainstormings –¿tormentacerebros?-, decidió qué marca era el mejor reclamo, qué colores eran más vistosos para sus cajas, cuántas unidades irían en cada una, qué campaña de publicidad acompañaría al lanzamiento, etc. También decidieron ofrecer al comprador tres tallas distintas de sus productos.

Unos meses más tarde, con el producto ya en venta, encargaron un estudio para saber el porqué de los atípicos índices de ventas de sus diferentes tallas, ya que los porcentajes diferían mucho respecto al resto de preservativos en el mercado. Al parecer, la talla grande tenía unas ventas iguales e incluso mayores que los de la competencia, mientras que la mediana se quedaba muy atrás y la más pequeña apenas tenía salida.

El resultado del estudio fue muy claro. Era un problema de egos, de la dichosa presunción y vanidad masculina. Las tallas de los preservativos estaban indicados mediante una S (pequeño), una M (mediano) y una L (grande) mientras que los preservativos de los competidores se indicaban con una L (grande), una XL (extra grande) y una XXL (extra extra grande).


(sugerencia de consumo)
Digo yo que nada mejor que Macho man de Village People

5 comentarios:

Rain dijo...

OOOOhhhh :-)

ruidoDEtacones dijo...

(^_^)así es, así...
el ego masculino.

Nica dijo...

Es lo que tiene el ego....

Buenos dias, me gustaría haber leido tu noticia con un cafecín y zapatillas pero...hay que trabajar leñes...

Magda dijo...

Fueron más listos los competidores ;)

Norilsk dijo...

Sabe más el zorro por viejo que por zorro....
Pero alguien le preguntó a la hembra?

Saludos