lunes, 20 de marzo de 2006

Contrastes

Edificio de La Diputació de Barcelona

Los arquitectos, al igual que los cocineros, deben conocer bien los ingredientes que manejan para que de algo en apariencia opuesto surja la magia del contraste. Aunando modernidad y tradición se puede cocinar un buen paisaje.

10 comentarios:

sonela dijo...

La verdad que no estropea la vista como muchos contrastes y "desastres" que atentan contra la retina.
Pero yo si pudiera elegir...me sobraría mucho cristal..
Besotes constructivos :)

Nepomuk dijo...

Mira tú que lo de pasar por ahí enmedio tiene que dar una sensación de tunel del tiempo...

"Se alquilan oficinas con hermosas vistas a nidos de cigüeñas y tejadillo en general."

GAN dijo...

Pues a mí me parece una aberración. No me parece en absoluto un contraste mágico, más bien un pegapostizo.

Chusky or Gus dijo...

Desde una habitación que solo tenía una ventana desde al que podía ver un pequeño jardín...............................

Recuerdo que cuando era pequeño, hice un dibujo de un cuadrado en una hoja de papel, recuerdo que la enfermera me dijo ¿No sabes que dibujar hoy? y le dije, ya he acabado de dibujar, ¿Un cuadrado? No, es mi habitación vista desde fuera, ella cogió mi lapiz y mientras dibujaba me dijo, “te falta dibujar el resto de ventanas, la entrada, el tejado.....”, y yo me tuve que creer que todo eso que faltaba existía realmente.

Años después me explicaron el significado de arte, y por algún extraño motivo, mi cabeza encontró una similitud con aquella conversación con la enfermera, entendí el arte como un punto de vista diferente de las cosas y que solo algunas pueden tener, algo que el que no lo ve, solo le quedan dos salidas, confiar en el que te lo dice o tener una opinión contraria, que no deja de ser otro punto de vista.

Yo aquel día decidí creer en aquella enfermera y di por hecho que todo aquello que le faltaba a mi dibujo aunque no podía verlo estaba allí.

Gus

arrebatos dijo...

No todos los platos se cocinan a gusto de todos los comensales.

De todos modos la realidad es que el edificio original requería una ampliación, y en este caso, se optó por algo contemporáneo. Me parece mucho mejor así, más coherente, que una mala imitación del estilo anterior, como ha sucedido en otros lugares.
Haciéndolo así se consiguió que el edificio antiguo siguiera destacando sobre el nuevo, que con su mimetismo cromático queda en un discreto segundo plano.

GAN dijo...

Hombre muy discreto no queda, que yo pasaba por ahí a menudo y te aseguro que el contraste resalta más el acristalado que la pequeña joya a sus pies. Pero me han gustado tus explicaciones aunque no me convenzan.

GAN dijo...

Por cierto, de pequeño eres clavadito a una primilla mía, te iba a poner su foto, pero no me deja. (Ya sé que esto no tiene nada que ver con el tema, pero se te parece un montón y me ha llamado la atención)

Rain dijo...

Me gustan los contrastes. Sí.

Me encantaría estar largo rato contemplabdo esa vista con los respectivos apuntes mentales.

Luego que si yo fuera arquitecta con licencia para rediseñar mi ciudad, trataría de darle armnonía, y dejaría uno que otro contraste visual, arquitectónico, visceral, cromático...

arrebatos dijo...

gan:
Por el bien de tu primilla, que sólo se parezca en lo físico...

vir&:
Una de las cosas que más envidio de los arquitectos es que crean paisajes. De todos modos, en el hecho de crear en sí, sea lo que sea, ya existe una magia y una satisfacción personal que no tiene precio. Uno se siente en plenitud tras ver su creación, aquello que surgió de la nada fruto de su ingenio, imaginación, talento o como quiera que se llame.

Jaume dijo...

Puedo entender las necesidades administrativas de la Diputació de Barcelona pero creo que el edificio moderno podría haberse integrado estéticamente hablando en la Casa Serra (edificio antiguo). Los estilos son demasiado diferentes en mi opinión, estos contrastes si que son algo molestos.