sábado, 7 de julio de 2007

Sigue durmiendo

Me gusta verte dormir en mi cama. Tu presencia es leve, ligera como un susurro, sugerente como un gemido. Tu cuerpo mínimo se dibuja en acuarela bajo los pliegues de las sábanas. El perfil de tu espalda, apenas cincelada por la luz que se cuela a través de la persiana entreabierta, se curva flexible como el deseo hacia tus nalgas, que yo sé desnudas bajo la tela, de las que nace un surco que se abre hacia tus largas piernas que se diluyen en penumbras al pie de la cama. Sólo la rutina del nuevo día, la agresión del despertador, me impiden retirar la sábana que me oculta esa desnudez que me has ofrecido escasas horas antes. Esa espalda que has tensado despeinada y desbocada. Esas nalgas que hace unas pocas horas relucían de deseo y sudor golpeando mi vientre. Esas piernas que me han rodeado en espiral para atraerme hacia ti, para tenerme más cerca, más adentro, más ahora no te pares.

De pie junto a ti te miro. Evoco y sonrío. Me ruegas que no te sacie, que no te colme. Pero viéndote dormir te sé cansada, feliz. Saciada y colmada. Llena de mí, pero sólo hasta que despiertes. Entonces volverá a crecer en ti el vacío que sólo podrá ser colmado de nuevo con tu espalda arqueada y tú despeinada y desbocada. Hasta que te mate de esa muerte dulce que busco en tus rincones y entre tus labios y tus curvas y tus besos que encuentran ansiosos mis besos. Mi elocuencia muda se llenará de tu sabor, de tu esencia en mi piel, hasta hacerte temblar como un reflejo en el mar.

Pero no será ahora, no será hoy. Me inclino sobre tu cabeza apoyada sobre mi almohada. Me buscas en sueños. Te aparto un mechón y beso tu frente, tus párpados que reposan sobre esos ojos tuyos que te transparentan. Cubro tu hombro desnudo y te guardo en mi retina antes de irme, abandonando la quietud de tu sueño en mi habitación.

8 comentarios:

chica de rojo dijo...

inquietante presencia de tanto pronombre posesivo en tu texto.

Aún así, para las próximas navidades me pido un amante como tú.

arrebatos dijo...

Debes andar muy bien servida o quizás poco necesitada, chica de rojo. De lo contrario no comprendo qué necesidad hay de esperar hasta navidad para encontrar un buen amante.

Glo dijo...

Yo no sólo preveo no encontrar amante antes de las Navidades, sino que la cuestión parece que se extenderá "sine die"...

Anónimo dijo...

¿y hablamos de???????


Gus

arrebatos dijo...

Gus, es que se te tiene que explicar todo... Hablamos de erotismo, si acaso de sexo. :-P

CeLia dijo...

arrebatos por dios...
es que te gustan las marmotas?

arrebatos dijo...

Celia, yo soy una marmota. Con algunos vicios poco habituales en estos animalitos, eso sí. Pero marmota al fin y al cabo.

Rain (v.m.t.) dijo...

Qué amor tan suave y sosegado. En el recuerdo de su climax, contempla y no desespera...

Una atmósfera de luz clara...
.
.
.
.
.
.
.
¡La constancia de tus relatos es loable!
Salutes Arrebatos.