lunes, 30 de julio de 2007

Mitomanías (en el nombre del blog)

Una cosa es la deconstrucción del recetario de la abuela que se practica en El Bulli (y proto-clones periféricos) y otra muy distinta es la deconstrucción de mitos. Vaya, que a uno se le hace raro ver a Calamaro fondón y con cara de bien comido; tanto como sería ver a Alejo Estivel con barrigón cervecero (caso de haber seguido cantando). Pero no es algo nuevo. Los que me preceden en décadas fueron testigos de la decadencia y decrepitud de un Elvis orondo y más guarnecido que un caballo en la feria de abril de Sevilla. Y con Brando pasó lo mismo que pasará con Di Caprio, si no le da por emular a James Dean y dejar un –todavía- aceptable cadáver. Y es que, bien mirado, la mayoría de personajes que forman parte del abanico mitómano son imbéciles que no fueron capaces de alargar su vida más allá de los treinta. Pienso ahora en Cobain, Morrison, el propio Dean y tantos otros que han dejado una bonita imagen que estampar en camisetas para mayor gloria de sus herederos.

Sin embargo, esa afición a las ensoñaciones químicas nos dejaron un buen puñado de obras, letras y música que son de agradecer. Y ahí también incluyo de nuevo a Calamaro. Porque –no nos engañemos- su creatividad terminó con su adicción. Sus discos anteriores a Los Rodríguez hasta –siendo generoso- El Salmón nos dejaron lo mejor de él. A partir de ahí ha recurrido al apoyo de otros letristas y a la recreación de viejos tangos para seguir adelante. Me alegro por él: salir de todo eso no debe ser sencillo y seguramente, de no haberlo hecho, a día de hoy formaría parte de ese abanico mitómano de estrellas fallecidas prematuramente. Hemos recuperado a un cantante, a un intérprete, pero hemos perdido a un genial compositor. Porque una cosa no quita la otra: Andrés Calamaro sigue cantando tan deliciosamente mal como siempre, como demostró el pasado sábado en Barcelona, en el concierto de la gira 2 son multitud, mano a mano con Fito, el de los Fitipaldis.

2 son multitud en Barcelona


El concierto empezó cojonudamente, con un recuerdo a Los Rodríguez, tocando una versión bastante rockera de A los ojos. Y terminó mejor todavía con Flaca. La primera parte, la de Calamaro, estuvo a la altura de lo que se esperaba de él. Buenos temas servidos con ciertas reinterpretaciones respecto al disco original. Sonaron Alta suciedad, El salmón, Me arde, una muy funky versión de Loco, la genial Clonazepán y circo, Te quiero igual, Crucificame, un Días distintos en clave de cumbia, etc. Finalizó con la épica de Estadio azteca, a dúo con Fito, que ya sirvió como introducción a la parte del concierto de este último. ¿Y qué nos ofreció Fito? Pues una interpretación de radiofórmula. No cabe duda que el chico ha entendido rápido este negocio. Para qué cambiar algo si funciona, se debe preguntar. Fue como poner una selección de sus mejores temas en el iPod y tira millas. Eso sí, nos obsequió con una metáfora de su música cuando tocó el final de Soldadito marinero con la música del final de Corazón oxidado. Fue un guiño a los que sospechábamos que lo suyo es reciclaje musical; que me das unas letras tuyas y te las encajo con cualquiera de tus melodías. Y pese a todo no estuvo mal su parte.

Ya hacia el final volvió a aparecer Calamaro, embutido en su camisa negra, para terminar conjuntamente el concierto, que concluyeron con la ya mencionada Flaca, muy esperada por todos, aunque un poco desmejorada cuando la voz no tenía ese acento argentino.

En general un muy buen concierto, incluso por el precio de las cervezas, que sólo costaban dos euros. Y digo sólo, porque en otros sitios como la sala Bikini te roban directamente cinco y se quedan tan anchos.

Calamaro en '2 son multitud' en Barcelona

16 comentarios:

el dad dijo...

Blogger arrebatos, a Brando el adjetivo de imbécil no le cuadra en absoluto. ¿Conoce su filmografía?
antes de calificar, siempre es pertinente estar seguro de no caer en la imbecilidad que se achaca a otros. En este caso, a un actor de actores.
Acerca de Calamaro: puede resultar insufrible para algunos en la generalidad como a mí, mas no le niego su carisma. Aunque simpatía tampoco le falta a Bisbal, pero no caeré en comparaciones fuera de lugar.

Saludos.

arrebatos dijo...

El dad, antes de escribir un crítica es bueno saber leer, algo de lo que parece ud adolece.

He dicho: "imbéciles que no fueron capaces de alargar su vida más allá de los treinta".

Conozco la filmografía de Brando. Es más, admiro a Brando como actor. Y le puedo asegurar que vivió más allá de los treinta. ¿Sabía ud este detalle biográfico?

Un saludo.

el dad dijo...

No toda crítica es malintecionada, arrebatos. Escribes con falta de claridad y de éste párrafo se desprende lo que afirmo:

"... Pero no es algo nuevo. Los que me preceden en décadas fueron testigos de la decadencia y decrepitud de un Elvis orondo y más guarnecido que un caballo en la feria de abril de Sevilla. Y con Brando pasó lo mismo que pasará con Di Caprio, si no le da por emular a James Dean y dejar un –todavía- aceptable cadáver. Y es que, bien mirado, la mayoría de personajes que forman parte del abanico mitómano son imbéciles que no fueron capaces de alargar su vida más allá de los treinta. Pienso ahora en Cobain, Morrison, el propio Dean y tantos otros que han dejado una bonita imagen que estampar en camisetas para mayor gloria de sus herederos..."
En todo caso uno lee que estás acusando de depecritud a Brando y no precisamente que haya muerto tempranamente.
Capacidad autocrítica enriquece al que la practica.
Los decrépitos suelen ser imbéciles.
Saludos.

CeLia dijo...

sr. arrebatosveo que le ha salido a usted una Mari del Bisbi, o debería decir una Mari del Brando... que suerte, el suyo parece ser que es muy leído y nos va dar clases a todos...aunque todavía no me ha quedado de que van a ser...

arrebatos dijo...

Ya ve, doña Celia, lo malas que son las mitomanías.
Aquí el Sr. Dad parece defender a un Brando de estilizada figura y talento arrollador hasta el final. Yo, en cambio, recuerdo su figura oronda muy alejada de ese mito erótico de "Un tranvía llamado deseo", por no hablar de lo que llegué a lamentar algunas de sus películas tras "Apocalypse Now".

malvisto dijo...

entiendo mejor lo que querer volver al Calamaro al desuso, al Calamaro que dice prudencia para los jóvenes, porque él mismo llevaba 10 años en tribunales: entiendo todo ahora.
espero que el disco que viene nos deje ver al calamaro compositor:

Glo dijo...

El día ha sido caluroso por aquí. Menos mal que el Atlántico sigue en su sitio y hace los honores en cuanto Lorenzo se va, alegremente, a inflamar otros cielos.

Yo asisto con frecuencia, y sin poder evitarlo, a numerosos conciertos. Esta misma tarde me cantaron unas buenas tanda de bilbainadas bajo la ventana.

Como agradecimiento, he escrito una queja "on line" al excelentísimo.

arrebatos dijo...

Glo, no te quejes que aquí tenemos sinfonías nocturnas de zumbido de generadores eléctricos. Y de momento no hay quien lo solucione.
De hecho se está hablando de principios de 2008 como fecha probable para que el servicio eléctrico se restablezca con normalidad.

Narciso y Goldmundo dijo...

Hola, buen día

Te invitamos a conocer nuestro blog de literatura: http://www.narcisoygoldmundo.blogspot.com/

Un saludo y muchas gracias por el espacio,
Narciso y Goldmundo

arrebatos dijo...

Y tras estos consejos publicitarios de nuestro patrocinador, continuamos con la programación veraniega.

el dad dijo...

Arrebatos me increpaba mi incomprensión lectora, pero vamos hombre, que Brando es el de Tranvía, el de Nido de ratas, el de Último tango, el del Padrino, de mucho más y de Apocalipsis ahora.

Lo subrayo, por si no estuve claro para arrebatos y sus amigos y amigas. Que el amiguismo suele ser dañino,no hay duda.

malvisto dijo...

jeje , hombre arrebatos, que hay uno aquí en tremenda diatriba. Lo que no sé, tu me daras consejo, es si de hombre sentado, o hombre de pie, o de hombre que está detrás de un árbol.
¡Y todo eso por un rollizo!....

Anónimo dijo...

Calamaro es mucho Calamaro

maño dijo...

es... o era?

a mi no me gusta verlo asi de gordo y sonriente. lo vi en madrid en 2005 y me gustó, pero despues empezo a engordar y engordar...y bua, parece q el embarazo lo ha tenido él en vez de su mujer. ademas, el palacio de las flores me parece pesimo.

eso si, el 11-S ahi estare a primera hora para compar la lengua popular. por supuesto.

saludos

Anónimo dijo...

No creo que el aspecto físico sea en nada importante, de Calamaro nos gusta la voz. Y, en mi opinión, es por eso por lo que debería juzgarse a los cantantes.

Ahora bien, es cierto que el Palacio de las Flores no es lo mejor que ha hecho, pero tiene su punto. No pienso que estemos asistiendo a la decadencia de Calamaro ni mucho menos, nos queda Andrés para rato.

el dad dijo...

El célebre choque de Charly García con Calamaro. Se condena siempre la arrogancia, pero definitivamente la arrogancia de Charly vale. El que cansa es Calamaro. Hay gustos y gustos.Calamaro es para los oídos automplacientes.