lunes, 31 de marzo de 2008

Prestando atención

Leo en la prensa lo siguiente: "Los niños prestan más atención a los objetos y las niñas a las personas". Se refiere a bebés y niños en sus primeros años de vida, por supuesto. Es sorprendente que con el tiempo, esta tendencia llegue a invertirse por completo. Basta fijarse un poco mientras uno pasea por la calle para ver que está llena de chicas y mujeres observando con deseo y codicia los escaparates de las zapaterías, joyerías, tiendas de bolsos, de lencería y de trapitos varios, mientras que son secretamente observadas con igual deseo y codicia por los chicos y hombres que pasan a su lado. Yo mismo, este mediodía sin ir más lejos, andaba con la mirada incrustada en las interminables piernas de una chica, subiendo hasta ahí donde dejan de ser dos para convertirse en uno, rotundo en este caso concreto, cuando he pasado junto a la librería La Central. En ese momento salía por la puerta don Eduardo Mendoza, caminando a largas zancadas y con un paquete de libros bajo el brazo. Esos instantes de duda –corro a saludarlo y felicitarle su reciente novela o me quedo con la mirada soldada a esas piernas– han sido suficientes para perderlo de vista tras la esquina. Lo peor de todo es que también he perdido esas piernas, que han aprovechado mi vacilación para cruzar la calle cuando el semáforo ya estaba anunciando el rojo y detenerse, eso sí, frente al escaparate de una tienda de vajillas y mantelerías caras.


(sugerencia de consumo)
el setentero Hot Legs de Rod Stewart

5 comentarios:

Isabel dijo...

Yo no lo hubiera dudado;a Eduardo Mendoza no se lo encuentra uno todos los días, pero piernas bonitas se pueden ver con facilidad.En fin,creo que sigue sin remedio... ;-)
Un abrazo.:-)

arrebatos dijo...

Es que, Isabel, iba yo un poco distraido... Y cuando me quise dar cuenta ya giraba la esquina, que parecía tener prisa. De todos modos no es la primera vez (ni la última espero) que me cruzo con él.
Y piernas bonitas no se ven tantas, que me he vuelto muy exigente.

Sensai dijo...

No se invierte la tendencia: Nosotras miramos con discreción a las personas y no se nos pasa una y vosotros nos miráis como "objetos" en algunos casos ...

arrebatos dijo...

¿Como objetos, Sensai? No, no, no, te equivocas. Si acaso como objetivo, en algunos casos inalcanzable.

Sensai dijo...

ah bueno!
:)