martes, 11 de septiembre de 2007

Cinefilia de madrugada

El lunes tenía que levantarme temprano, por eso cuando regresamos del cine a medianoche mi intención era la de acostarme. Sin embargo la película nos había impregnado de olor a gasolina y nos pusimos a buscar escenas de persecuciones de coches en viejas películas. Yo sugerí Bullit y la encontramos. De esta pasamos a Cannonball y después ella recordó los minis de The Italian Job, para después buscar la persecución al tren de French Connection. Tras unas vueltas por otras cintas de McQueen o Michael Caine, ella me buscó algunas de las viejas películas japonesas en las que se inspiró Tarantino para Kill Bill: Shurayuki Hime y Lady Yakuza. Ahí nos centramos un buen rato en el cine oriental. Pasamos por varias de Kurosawa y nos preguntamos si habría ganado algún Oscar –que no- y ella quiso mostrarme la taiwanesa Three Times y qué guapa es esta actriz y qué bonita, sobretodo la primera de las tres historias.

A partir de ahí la cinefilia comenzó a mostrar claros síntomas de fetichismo, sobretodo cuando fui a buscar los pósters y las secuencias de créditos que dibujó Saul Bass para Anatomía de un asesinato y El hombre del brazo de oro, ambas de Otto Preminger, Vértigo de Hitchcock, el musical West Side History o, cerrando el círculo, esta vez por la herencia dejada a Kill Bill de Tarantino (fue entonces cuando ella decidió que quería un libro de Saul Bass “porque a mí estas fricadas me pueden”). Esta búsqueda nos descubrió una pequeña joya. Se trata de un corto animado que realizó Saul Bass en 1968, titulado Why Man Creates, y que ese año se llevó el Oscar al mejor corto de animación. Aquí os dejo los cinco primeros minutos –de los 29 que dura en total- para vuestro deleite.



Finalmente nos acostamos a las tres y media y a las nueve sonó inexorable mi despertador. Pero disfrutamos como niños.


(sugerencia de consumo)

el corto Why Man Creates, de Saul Bass

4 comentarios:

Cel.lia dijo...

es que eres un friky señor Arrebatos.
:-p

arrebatos dijo...

Permítame que le diga, doña Celia, que Ud. tampoco se queda corta.

Rain en ZQ. dijo...

Esas nocehes extralarges con films entresacados con alegría se guardan, eh. ¿A eso se le llama felicidad?

arrebatos dijo...

Sí Rain, cuando el tiempo pasa volando, eso es felicidad.